domingo, 30 de diciembre de 2012

Angilbert Martins: ¡Bolívar debe morir!

Angilbert Martins: ¡Bolívar debe morir! 

Desde que entramos al sistema educativo nacional, público o privado, se nos ha mostrado a un Bolívar endiosado, digno de una epopeya griega, quien con su sola voluntad logro dominar al imperio, en decadencia, más importante de esa época y alcanzar la libertad para 5 naciones.
Se nos obliga a pensar en un Bolívar alejado de la simple mortalidad, portador de un espíritu eterno que vive en nosotros, que no se ha ido y que despierta cada cierto tiempo en búsqueda de lo que no se pudo alcanzar, cuando en vida exclamo "he arado en el mar".

Pues ese precisamente es el pensamiento que ha forjado nuestra historiografía oficial, un Bolívar que viene desde el mismísimo Olimpo, un culto a la personalidad que ha servido en tiempos pasados como unificador social en una nación que carecía de identidad propia. Desde Guzmán en adelante se nos ha presentado un Bolívar eterno, donde nuestras ciudades y pueblos crecen a partir de sus plazas, donde cada hospital, universidad y satélite lleva su nombre, y donde la hacienda nacional se unifica bajo su apellido, nuestra moneda el Bolívar. Es por ello, que los venezolanos nacemos con esa religión oficial, el bolivirianismo, religión oficial del Estado de Venezuela, con sus propias, fechas, credos y dogmas. Que ya no sirve como un elemento de unión, sino como una forma de control.

Ese control social efectivo que Bolívar y su imagen ejercen en el pensamiento colectivo venezolano, ha sido una herramienta útil para el control social de la mano de nuestros "hombres fuertes" de derecha o de izquierda, ya que, encuentran en su pensamiento un efectivo legitimador para el control central y absoluto, no en balde Bolívar en la constitución de Bolivia proponía la presidencia vitalicia y el centralismo como forma de gobierno, entonces ¿cómo hace un venezolano que va en contra de esta religión oficial? o ¿cómo hace un venezolano que va en contra de los interpretes de la voluntad del Dios Bolívar?.

Lo más pintoresco del uso de la imagen de Bolívar, es la prostitución actual que vive, por un lado tenemos a quien exclama ser el heredero directo y lineal de su gesta histórica, y por el otro lado, a 2 familiares lejanos representantes como lo fue Bolívar de las cunas más benditas de caracas. Uno producto de un matrimonio anterior del padre de Bolívar y el otro por descender de la hermana del Libertador. Pues ¿debemos ser acaso familiares de Bolívar para acercarnos a su hazaña? ¿Debemos compartir su sangre para tener legitimidad de acción? ¿Debemos permitir que parcialicen a una de las figuras representantes de la Venezolanidad?

Estas preguntas son una invitación al lector a la reflexión, el uso de la figura de Bolívar debe quedar ya en el pasado, no es sano para nuestro país tener un Estado teocrático, tener un semidiós en cuyo nombre se comentan los actos de mayor injusticia, división y odio, eso no es hacerle honor al padre de nuestra patria. En definitiva, debemos dejar de usar esas muletas históricas para comprender en su justa dimensión a este personaje de la historia universal, matar a ese Bolívar semidiós, prostituido que tenemos actualmente, para abrirle paso al hombre de carne y hueso. 

Como último punto, creo que los venezolanos no podemos seguir siendo educados bajo la sombra del libertador, en el entendido que su veneración hasta el absurdo nos haga pensar que nunca nadie podrá igualar una hazaña como esa, esa es una carga muy pesada para los jóvenes del país. Somos tierra de gigantes, no de uno solo, en la medida que seamos educados sin ningún tipo de peso sobre nuestros hombros y donde dejemos descansar en paz a nuestro padre de la patria, pasando por el justo y necesario reconocimiento a los demás padres de nuestra patria y democracia, seremos una sociedad sin traumas y con mayor futuro.

@angilbertm