viernes, 17 de mayo de 2013

¿Nadie va a defender al General Bolívar?



 El "vástago de Chavez" secuestra los restos mortales de Simón Bolívar.

Al fin, el deseo de una conciencia sin consciencia se hizo realidad. Nicolás Maduro Presidente Inconstitucional de Venezuela, inauguró uno de los simbolos de la vergüenza nacional en la que se ha sumido nuestro pais hermano: Venezuela.

Desde hace catorce años, bajo el gobierno, para quien así lo considere, de Hugo Chávez, es un raquítico recuerdo de lo que una vez fue; sin embargo, es ahora cuando comienza su absoluto declive histórico y humano, sin que nadie con autoridad y competencia levante un solo dedo por evitarlo. Por Mandato de su actual y, como todo el mundo sabe, ilegítimo presidente Nicolás Maduro, quien se define como "hijo de Hugo Chavez", han sido trasladados los restos del Padre de la Patría, Simón Bolivar, a un Mausoleo construido por capricho del difunto presidente, y que sin duda alguna, pese a toda su parafernalia uniformada y las voluntades compradas, no estará del todo acabada hasta ser traslados alli, junto al héroe que por derecho propio demostró ser el General Bolívar, los restos del mismo Chavez; alguien que pisoteó sin rubor alguno los más elementales derechos humanos, alguien que, en vez de responder coherentemente, a las preguntas de periodistas convocados en rueda de prensa para explicar algún punto oscuro de su gestión, se limitaba a insultarlos sin responder ni aclarar nada, Chávez llenó de vergúenza y despotismo, de incultura y arrebatos histriónicos a la par que supérfluos, su paso por la tierra que, en nombre de una Constitutción más de mil vees burlada juro proteger, alguien así no parece merecer el resconocimiento que se le prodiga al sepultarlo junto a quien dió su sangre por darles a ustedes una patria.

El Gobierno de Maduro consienten en cobarde silencio tan indigna decisión, para no perder su prestigio, y poder seguir gozando de unos privilegios que ni el mismo Maduro en sus tiempos de chófer de autobús hubiera podido soñar.

El esqueleto del General Bolivar, rodeado de mármol, balnco y negro, de adelantos arquitéctonicos y postiza solemnidad, se revolverá en su ataud de oro y piedras precisosas, contemplando como su verdadero pueblo, aquéllos que negandose a placeres gratuitos, "siembran en el viento y aran en el mar", intentando defenderlo, ese es en verdad, como lo ha sido siempre "el bravo pueblo de Venezuela"..

El secuestro de los restos de Bolívar, no sólo lo insultan a él o a su patria, sino también al resto de proóceres civiles y militares que descansaban con merecido orgullo junto al Padre de la Patria, y que ahora quedaron huérfanos, como huerfana quedó Venezuela cuando por voluntad de su dueño -Chávez- y su "vástago político"-Maduro- unido al silencio de quien pudiendo hablar -ya sean historiadores u Oposición- prefieren callar, cayó en manos de una "mafia" disfrazada de legalidad. Por el bien del bravo pueblo que no cede en su lucha diaria, que sienten, reconocen y admiran su historia, por el bien de Bolívar y sus Próceres, rezo porque esto acabe pronto.