jueves, 11 de diciembre de 2014

Rojitos sancionados


Artículo tomado de: http://talcualdigital.com/Nota/visor.aspx?id=111380&tipo=AVA

La Casa Blanca insinuó este miércoles que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmará una nueva tanda de sanciones a Venezuela en caso de que la Cámara de Representantes y el Senado aprueben un nuevo proyecto de ley al respecto.
El proyecto de ley aprobado el pasado lunes en el pleno del Senado, pide la congelación de activos y nuevas negativas a conceder visados a personalidades allegadas al Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
El proyecto sancionaría a las autoridades de Venezuela supuestamente implicadas en actos de violencia, abusos de derechos humanos o detenciones por motivos políticos en respuesta a las protestas que comenzaron en el país caribeño en febrero de este año.
Además, no identifica a los funcionarios venezolanos que resultarían afectados y permitiría también a EEUU sancionar a quienes proporcionaran un apoyo financiero, material o tecnológico significativo en apoyo a los abusos mencionados.
Un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, afirmó que la Administración Obama "no se opone a las medidas adicionales propuestas por el Congreso" para sancionar a Venezuela.
Un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Patrick Ventrell, dijo que la Administración Obama "comparte las preocupaciones del Congreso, y las de otros actores regionales e internacionales, sobre la situación en Venezuela".

"No hemos permanecido en silencio, ni lo haremos, frente a acciones del Gobierno venezolano que violan los derechos humanos, las libertades fundamentales y las normas democráticas", sostuvo.

El proyecto de ley, impulsado por el senador demócrata Bob Menéndez y el republicano Marco Rubio, será debatido y considerado esta tarde en el pleno de la Cámara de Representantes, según informó hoy la legisladora republicana Ileana Ros-Lehtinen.

Estados Unidos prohibió a finales de julio la entrada a ciertos funcionarios del Gobierno venezolano presuntamente vinculados con la violación de derechos humanos, pero desde entonces el Gobierno de Obama había optado por dar espacio al diálogo entre el Ejecutivo y la oposición para resolver las tensiones en Venezuela.

A finales de este noviembre, un asesor en política exterior de Obama, y el nominado como subsecretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken, aseguraron durante una audiencia en el Senado que la Administración ya no se opondría a ampliar las sanciones a Venezuela y estaba dispuesta a trabajar con el Congreso en ese asunto.

En un discurso del pasado martes, Maduro advirtió a Obama que EEUU saldrá "muy mal parado" si "se impone la locura de la vía de las sanciones", porque "quien toca la tecla de la moral y del amor patrio al venezolano (...) a los latinoamericanos, está jugando con la historia”.